Ejemplos de burofax

¿Tienes que mandar un burofax pero estás un poco perdido/a? Un burofax se trata de un servicio para mandar documentación de manera urgente, que cuenta con la acreditación de lo que en esta se expone y sirve como una prueba ante terceros, ya puedan ser tribunales o administraciones públicas.

Por lo tanto, se puede decir que un burofax tiene carácter fidedigno, que tiene crédito ante terceros.

¿En qué ocasiones se debe mandar un burofax?

Puede que no tengas exactamente muy claro si deberías enviar un burofax, pero no te preocupes, ¡te resolvemos las dudas!

El burofax es muy utilizado cuando, tanto empresas como particulares, intentan realizar una reclamación del tipo que sea y mediante vías de comunicación como cartas o llamadas no se obtiene respuesta. También se utiliza como herramienta que prueba y da veracidad al envío del contenido. Queda registrado tanto el emisor, como el destinatario y la fecha de envío. Consulta los diferentes ejemplos de burofax para tener la certeza de que lo estás realizando correctamente.

Diferencia entre carta certificada y burofax

Es muy importante que no confundas la carta certificada con el burofax, ¡podría ser un gran error! La diferencia principal entre una carta certificada y un burofax es que el correo certificado acredita que el documento se ha entregado a la persona indicada, no obstante no da constancia del contenido de la carta.

¿Cómo se envía un burofax y qué debe contener?

Un burofax se debe mandar desde una oficina de Correos o de manera telemática, el valor es el mismo. Todo burofax, para ser válido debe incluir: El remitente, el destinatario, el resultado de entrega de la comunicación, fechas de los estados relativos a la tramitación de la comunicación, contenido de la comunicación, terceros que tramitan y custodian entre los actores de la comunicación.

Si tienes cualquier duda, insistimos en que es muy recomendable que consultes los ejemplos de burofax, de esta manera sabrás que no vas a cometer ningún error en tu reclamación.