Ejemplo de una factura con inversión del sujeto pasivo

Normalmente, cuando se realiza una factura, el emisor es el que repercute la cuota del IVA y lo declara a Hacienda. No obstante, en las inversiones del sujeto pasivo sucede lo contrario. Este ejemplo de factura altera la regla general respecto quién es el sujeto pasivo del Impuesto. Así pues, en este caso la factura es emitida por quien realiza el servicio, sin repercutir el IVA. Quien la recibe, el sujeto pasivo, ha de ingresar la cuota correspondiente. Cuando este caso se da, la Agencia Tributaria establece que se tiene que mencionar en la plantilla de la factura el texto "inversión del sujeto pasivo". Como puede ser un caso algo complejo, lo mejor será que consultes un ejemplo de factura con inversión del sujeto pasivo como el que dejamos en este artículo.

¿Cuándo se da la inversión de sujeto pasivo?

Para que se de el caso de una inversión de sujeto pasivo, y por tanto se tenga que realizar una factura del sujeto pasivo, el destinatario de dicha operación ha de ser empresario o profesional, no se da este tipo de inversión cuando el destinatario es un particular. Si se cumple esta regla, se dará la inversión del sujeto pasivo en los siguientes casos:

  • En entregas de oro sin elaborar.
  • Cuando el emisor de la factura con inversión del sujeto pasivo sea un empresario no establecido en el territorio de aplicación del IVA.
  • Prestaciones de servicios con derechos de emisión de gases de efecto invernadero.
  • En determinadas entregas de inmuebles.


¿Cómo se indica la versión del sujeto pasivo en un modelo de factura?

Como hemos dicho, La Agencia Tributaria estipula que se ha de indicar en la factura la inversión por sujeto pasivo. También es recomendable mencionar la ley de IVA, en este caso, que la factura está exenta de IVA, eso lo decreta el artículo 84, 1, 2, c).

Por otro lado, el receptor de la factura con inversión del sujeto pasivo ha de autoliquidar el impuesto, esto se realiza mediante el modelo 303 del IVA trimestral, en el espacio del IVA devengado. El emisor, quien ya hemos dicho que no ha de liquidar el IVA, tiene que reflejar la cuota en el modelo 303 de manera informativa.