Citas sobre la Desgracia


Frases y citas célebres sobre la Desgracia

Frases, proverbios y citas sobre la Desgracia

"En las desgracias hay que acordarse del estado de conformidad con que miramos las ajenas." Epicteto de Frigia
"Porque es tocando fondo, aunque sea en la amargura y la degradación, donde uno llega a saber quién es, y donde entonces empieza a pisar firme." José Luis Sampedro
"La mayor desgracia es merecer la desgracia." Jean de La Fontaine
"El hombre puede soportar las desgracias que son accidentales y llegan de fuera. Pero sufrir por propias culpas, ésa es la pesadilla de la vida." Oscar Wilde
"La desgracia abre el alma a una luz que la prosperidad no ve." Herni Dominique Lacordaire
"No existe para el hombre más que una verdadera desdicha: incurrir en falta y tener motivo de censura contra sí." Jean de la Bruyere
"Al principio de las catástrofes, y cuando han terminado, se hace siempre algo de retórica. En el primer caso, aún no se ha perdido la costumbre; en el segundo, se ha recuperado. Es en el mismo momento de la desgracia cuando uno se acostumbra a la verdad." Albert Camus
"Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron." Michel de Montaigne
"No hay cosa más excusada y aun perdida que el contar el miserable sus desdichas a quien tiene el pecho colmado de contentos." Miguel de Cervantes
"El infortunio es necesario también para descubrir ciertas minas misteriosas ocultas en la inteligencia humana." Alejandro Dumas
"No es bueno ser desgraciado, pero bueno es haberlo sido." Antoine Gombaud
"Admiro aquella cabeza que lleva orgullosamente su desgracia, como un rey su corona." Carlo Bini
"El más desgraciado de todos los hombres es el que cree serlo." Fénelon
"Hablando de nuestras desgracias las aliviamos." Pierre Corneille
"¡Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciados!" Alejandro Dumas
"La desgracia es la comadrona de las virtudes." Louis de Jaucourt
"La desgracia, al ligarse a mí, me enseñó poco a poco otra religión, distinta a la religión enseñada por los hombres." George Sand
"Es curioso lo lejana que resulta una desgracia cuando no nos atañe personalmente." John Ernst Steinbeck
"Las desgracias más temidas son, de ordinario, las que no llegan jamás." James Russell Lowell
"Aborreced las bocas que predicen desgracias eternas." Rubén Darío
"Sólo el infortunio puede convertir un corazón de roca en un corazón humano." Fénelon
"Cuando llega la desgracia, nunca viene sola, sino a batallones." William Shakespeare
"El desdichado no tiene otra medicina que la esperanza." William Shakespeare
"La desdicha es el vínculo más estrecho de los corazones." Jean de La Fontaine
"Los más desgraciados son los que lloran menos." Jean-Baptiste Racine
"Un hombre es la suma de sus desdichas. Se podría creer que la desdicha terminará un día por cansarse, pero entonces es el tiempo el que se convierte en nuestra desdicha." William Faulkner
"Acostada en medio de la desdicha, el alma ve mucho." Sófocles
"Hay muchas personas que adquieren la costumbre de ser infelices." George Eliot
"La fatalidad no pesa sobre el hombre cada vez que hace algo; pero pesa sobre él, a menos que haga algo." Gilbert Keith Chesterton
"Desdichado es el que por tal se tiene." Séneca
"Dichas que se pierden son desdichas más grandes." Pedro Calderón de la Barca
"Conocer las cosas que lo hacen a uno desgraciado, ya es una especie de felicidad." François de La Rochefoucauld
"En la vida, lo más triste, no es ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo." Jacinto Benavente
"Si no quieres ser desgraciado trata a las catástrofes como a molestias, pero de ninguna manera a las molestias como a catástrofes." André Maurois
"La mayor parte de nuestras desgracias resultan más soportables que los comentarios que de ellas hacen nuestros amigos." Charles Caleb Colton
"La desgracia descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir." Blaise Pascal
"La fatalidad posee una cierta elasticidad que se suele llamar libertad humana." Charles Baudelaire
"El hombre arruinado lee su condición en los ojos de los demás con tanta rapidez que él mismo siente su caída." William Shakespeare